La Junta de Andalucia y la Universidad Pablo Olavide tenían la difícil tarea de organizar la ultima exposición del Museo Arqueológico de Sevilla. Una exposición sobre el emperador Adriano se llenó de visitas con nuestro Rey Felipe VI como padrino de la exposición. Sevilla nos acogió y nos robó un trocito de nuestro corazón.